Mis Pueblos

   

 

   

Chauen

Mi hermana Margarita con el Alcaldel y Tte.Alcalde de Xauen en el reciente encuentro de antiguos residentes. (Pto. de Santa María, 2002)

 

 

En Río Martín

En el Teatro Falla de Cádiz

Tetuán

Madrid

Oscar, mi hijo, en la playa de Son Matías, Mallorca

 

CHAUEN.- “La Ciudad Santa y Misteriosa”, única del Norte de Marruecos, incluida en la Ruta Turística de las Ciudades Imperiales, es un pueblecito entrañable, apostado en las laderas del Rif. El Tisuka y el Kala, son parte de su horizonte, sus cañadas, son un paraíso de caza y su gente amable, la mejor tarjeta de visita. Es un buen sitio para nacer, el aire es limpio y su agua, la mejor de toda África. Mi primera visión de la noche, fue en brazos de mi padre, en la loma donde vivíamos, algunas cigarras, alegraban mis oídos y mi vista se esparcía por pequeñas lucecillas tintineantes que parecían apagarse a cada instante, como estrellitas sin apenas fuerza. Frente aquel cálido firmamento, obligué a mi padre a estar, hasta que el sueño me venció.  Es un recuerdo preso en mi memoria. Mis recuerdos de Xauen son pequeños destellos, hasta los cinco años. A los quince años, volví, para jurar bandera, y volvía cada vez que se producía, por un motivo o por otro cualquier acuartelamiento, salvo en una ocasión que volví para salvar el Honor del Glorioso Regimiento 53 de Infantería, frente a la permanente humillación que hasta entonces había infringido el Grupo de Artillería en el campo del deporte, concretamente en Natación. Aquella emocionante carrera de relevos NATURALMENTE  la ganamos y la foto de pié, en la que sostengo aquella enorme copa, junto a mis relevistas, da fe de ello

 

RÍO MARTÍN.- Hoy se llama MARTIL, pero para mí, sigue siendo el Centro Geométrico del mundo. Veo por Internet sus avances, que intento asimilar, pero el Río Martín, que yo tengo congelado en mi recuerdo, es éste otro que expreso en mis dibujos. Mis primeros amigos, mis primeras “novias” mis primeros besos, mi primer amor, MI PRIMERA JUVENTUD, casi todas mis primeras cosas importantes, sucedieron en Río Martín. Incluida mi primera obra de Teatro, interpretando al Príncipe de la Bella Durmiente. En el Rif Cinema. Mis mejores amigos, los mejores jugadores de fútbol del mundo, seguro que están en Río Martín, al igual que los mejores nadadores. Y los mejores corredores de fondo,  como Gañona y Laarbi Sordo, que corrieron conmigo representando a Marruecos.  El Cross de Las Naciones en el Hipódromo de Lasarte en San Sebastián.  No me cabe duda, que Martil, es el CENTRO DEL MUNDO. Y las uvas de la Huerta de Pedro Sanjuán, un sabor perdido, pero no olvidado. La mejor fruta la da esa tierra. Mi pueblo, mis dunas, mi playa mi MAR, ese gigantesco reloj, que ha marcado con el ritmo implacable de las olas, los mejores momentos de mi juventud. Cuantos recuerdos, cuantos caminos por terminar de explorar, cuantas páginas por escribir. Todo por culpa de esa falsa sensación de “eternidad”, que te da la juventud, sobre personas, cosas y situaciones.  Que bonito era decir: "Hasta mañana"

 CÁDIZ.- No podría contar las veces, que he cruzado el estrecho, para ir a Cádiz. Para mí, es como esa amante, de la que nunca pensabas enamorarte, pero que a fuerza de transformar sus defectos en características y éstas en virtudes, se va metiendo en tu corazón y sin darte cuenta, te tiene atrapado por su personalidad y encanto.  Haber sido estudiante en Cádiz, ha sido una enriquecedora experiencia. Y la Plaza Candelaria mi debilidad. Tuve la suerte de tratar y conocer a José María Pemán, de disfrutar su elocuencia personal y sobre todo trabajar con él, en una de sus obras de Teatro “Cuando las Cortes de Cádiz” en la que el mismo Pemán actuaba interpretando el papel del Padre Rancio. Se estrenó, en el Gran Teatro Falla, y se hicieron representaciones en el magnífico Teatro de Jerez, y en el Lope de Vega de Sevilla. Mi papel era  el de Embajador Inglés, Marqués de Welesley. Cádiz tiene mucho ángel.                                        

TETUÁN.- Tan solo a once kilómetros era para mí una ampliación de Río Martín,  de visita diaria. Para estudiar, para ver cine de estreno, para comprar, pero tan solo un “lugar de paso.” Cuando me casé, tuve allí, mi primera casa y mi primera oficina. Pero el grueso de mi tesoro de amigos, seguía, aunque ya con notables mutaciones en Río Martín.

 

EN UN SERIO ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN, LA RAZÓN, DEBE IMPONERSE A LOS SENTIMIENTOS Y MI FUTURO PASABA POR MADRID.

MADRID.-Vieja conocida y amable,  siempre por descubrir y llena de alegría a rebosar, era  y lo sigue siendo, un paraíso de oportunidades, a la que no sé porqué extraña razón, siempre en el fondo de mi corazón, he considerado injustamente, “lugar de paso” aunque desde entonces, sigue siendo mi  residencia acogedora.  Tal vez, mis raíces, sigan de algún modo pegadas a ese Río Martín, que ya no existe, nada más que en mi recuerdo. Después del tiempo, las cosas cambiaron con el nacimiento de mi hijo y hoy, puedo decir sin equivocarme, que no hay otro sitio mejor para vivir.  

PALMA DE MALLORCA.- Es de esas novias guapas, que sustituyen a la que siempre has querido y que acabas queriendo por sí misma. Para mí, representa “El reposo del Guerrero”. Un bello lugar de encuentro con familia y gente a la que quiero. Donde he vivido todas mis vacaciones desde que me fui de Río Martín con la diferencia  de poder seguir, viendo expectante su constante renovación y crecimiento vitalista. Tengo mis playas preferidas, donde puedo disfrutar del MAR. Hace tantos años que voy, que para mí, es una prolongación de Madrid. Hay calles de Madrid, que ni siquiera conozco y otras, por las que he pasado menos que por el Paseo Marítimo de Palma. Mallorca tiene un trozo de mi corazón, bien ganado y muy buenos recuerdos.

Gente Inolvidable